viernes, 25 de mayo de 2012


Encontré un viejo blog que teníamos con mi ex y que hace tiempo abandonamos, donde yo escribí en enero de 2008 lo siguiente:

MIÉRCOLES 2 DE ENERO DE 2008
Anal
Nuestra amiga W nos pidió prestadas unas esposas de cuero para usarlas con su pareja, a quien iba a penetrar por el culo con un arnés mientras lo tenía esposado. Hace poco mi mujer me dijo que me iba hacer lo mismo a mi. Y si bien ya lo habíamos hecho alguna vez, esto de estar maniatado mientras me cogía, nunca lo habíamos hecho.
La idea me calienta. Me imagino en la cama, con esas medias negras y portaligas que tanto me gusta usar, y después de una larga sesión de besos y caricias, ella me pone las esposas y yo, indefenso y boca abajo, me entrego por completo. Estoy como a ella le gusta, recién bañado y sin pelitos. Después de chuparme el culo como nunca antes, se me trepa encima y me abraza fuerte. Siento sus tetas calientes en mi espalda. Se empieza a mover, siento su concha humeda frotándose contra mi, me muerde el cuello y la oreja. Me susurra y me dice que me prepare que me la va a meter.
CONTINUARÁ...

Lo releo ahora y me sorprendo de cómo se resignifican las cosas.
En aquel momento ella, mi ex, respondió bastante cortamambos con este tipo de post así medio explícitos, supongo porque en el fondo no le gustaba lo que decía. Al final nunca sucedió, nunca continuó. Me quedé con las ganas que me maniatara y me cogiera, de hecho, no me cogió con el arnés nunca más. Ya nuestra vida sexual venía en picada y ninguno de estos fuegos artificiales la iba a revivir. Yo en ese momento no lo sabía o no lo quería aceptar. Estaba empecinado con que si esa mujer, mi mujer, me aceptaba de verdad como ella decía, tenía que coparse conmigo y mis fetiches. Ahora siento completamente distinto. Ya lo dije en algun otro post, pero hace un tiempo ya que no quiero convencer a nada.  No me genera erotismo que se copen con "cumplirme" una fantasía como si fuera un regalo especial. No. Quiero que me cumpla las fantasías alguien que se muera de ganas participar y provocar el verme gozar como nunca en un placer extremo.

Hace poco estoy saliendo con una chica a la que parece le gusto aún con este morbo loco por la lencería y los tacos altos. Digo parece porque siempre uno tiene cierto pudor y dudas. Casi como que no puedo creerlo. Sé que es así pero me cuesta salir de mi vieja noción convencida de que una chica así NO EXISTÍA. 
Bueno, parece que existe. Le gusta hacerme gozar como nadie (no hace dos meses que arrancó esto y ya lo logró bastante) cogiéndome con un arnés y con lo que sea. No sólo eso, se calienta con la idea de verme chupando una pija. Dice que tengo el porcentaje de putez exacto como a ella le gusta


Ah, y con respecto a lo dep onerme las esposas, no sólo se copa si no que resultó una experta. Veremos cuando me ate y me viole, vengo y les cuento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario